LEONOR CUEVAS MARTÍN

La palabra nace con la vida, muere con la vida y es lo último que nos queda.

Amores ciegos

Dicen que los “no-vios” no ven. Además, justifican su ceguera y, por si fuera poco, muchos llegan a imaginar que vivirán una relación normal, cuando en algunos casos hasta un ciego de verdad puede augurar  el trascurso y final de esa relación.

Los cambios en la vida

Las etapas en la vida se suceden
sin que el cambio lo podamos evitar.
Siendo niño te imaginas de mayor.
De mayor, sientes dolor, mirando atrás.
Cada paso en nuestra vida es necesario.
Cada paso es un avance, no un atraso.
Los errores y fracasos son la clave
del camino de la vida que trazamos.
Cada etapa aporta algo en tu camino.
Cada una de ilusión debes llenar
y aunque en todas haya cosas que no agraden
la ilusión será la clave al avanzar.

Despertar de las sombras



Su grito despertó a todos; estaban acostumbrados. Pero sería la última vez que le ocurriera eso. Saltó de la cama con el cuerpo empapado en sudor y se dirigió a la terraza.
Cada noche había ido a mejor y ya no despertaba más de una vez.
Miró al cielo, respiró profundo y recordó la primera pesadilla que sufrió hacía ya muchos años. Qué ganas de reconciliarse con el pasado y consigo mismo sentía, y qué ganas de que su familia no sufriera tampoco las consecuencias de aquellas horribles circunstancias de su niñez y adolescencia.
Su mujer se acercó sigilosa y lo acarició, él respondió con un abrazo.
—Ya queda menos. La terapia está haciendo su efecto, cariño.
—Hoy he soñado que me perseguía uno de los cuidadores del internado y yo corría muy rápido, salté la valla cuando se iba acercando y desperté.


—Un día de estos, escaparás para siempre.

Unidos por la Palabra VII (Ateneo de Badajoz)

         El pasado veinte de junio se presentó en el Ateneo de Badajoz el libro Unidos por la Palabra VII en el que participamos diez de sus componentes a través de nuestros relatos y poesías.
        Tras dos cursos sin publicar nada, este libro lleno de nostalgia y recuerdos sale a la luz como homenaje a nuestro compañero José Antonio Soriano que nos abandonó en el transcurso de esta etapa, pero cuyos versos permanecerán para siempre en nuestra memoria y en este, su último libro en el que participó.
       

Utilización de la raya en un parlamento con varios párrafos

     Siguiendo con el tema de la raya, que trae muchas dudas a nuestras cabezas a la hora de escribir correctamente un diálogo, hoy quiero compartir con todos la consulta respondida por la RAE, ya que en algunos libros, incluso de autores de buena reputación, podemos encontrarnos que la escriben mal.

El libro del taller de Literautas 2016



NUEVO

Aquí os traigo el último libro publicado por el Taller de Literautas con numerosos relatos que podéis descargar de forma totalmente gratuita.




Descárgalo aquí gratis


El taller de Literautas es libre y gratis y en él puedes escribir tus relatos, leer los de tus compañeros, te leerán los otros y, al final, podrás publicar también en un libro recopilatorio donde los beneficios obtenidos de su venta en papel por amazon se destinan a la ONG Educación sin Fronteras.

      Espero que te guste.

El fanfarrón


Todos miraban la gran luna que resplandecía en el cielo de aquella noche estrellada. Habían pasado setenta años desde que un día de otoño se conocieran en la universidad y algunos nunca habían visitado un campamento. Sin embargo, hoy habían llegado con una mochila al hombro llena de recuerdos que compartir.

            Más de uno, a pesar de ser de ciencias, se consideraba poeta; otros, músicos; otros, pintores… Todos tenían otras aficiones que habían complementado sus vidas y después de tantos años querían compartirlas con los demás.

Utilización de la coma en oraciones compuestas

Hola, amigos: ¿Qué tal se nos da la utilización de la coma con los complementos circunstanciales y la oraciones compuestas? Si tienes dudas, aquí te ofrezco la parte donde la RAE trata este tema. Espero que te sea de utilidad.

Utilización de la raya según la RAE

Hola, amigos:
     Dada la dificultad que entraña escribir correctamente un diálogo, podemos salvar la dificultad ortográfica, al menos, con las normas que establece la RAE.
    Es cierto que la raya no viene en el teclado del ordenador pero en el programa de Word, en insertar símbolo, podemos buscar la raya (—),  una vez elijamos la que vamos a utilizar, se le asigna una combinación de teclas y después no tienes más que pulsar, en el lugar en que quieras escribirla,  esa combinación de teclas sin tener que estar pinchando continuamente en insertar símbolo. Yo utilizo siempre Ctrl+ñ y me es muy útil.
    Espero que os sea práctico.

Un doble inoportuno

Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte, aunque por desgracia solo sea en la apariencia física.
Un día, mientras yo esperaba a que me atendiera el interventor del banco, un cliente hablaba con el director en su despacho. No pude evitar escuchar la conversación,  aunque no les veía. El tipo iba a comprarse un coche de treinta mil euros esa mañana y lo pagaría con la VISA ORO. ¡Qué fácil resulta la vida para algunos!, pensé.
Al salir del despacho quedé sorprendido ante la igualdad de físico con el mío. Era como una gota de agua a la imagen que yo percibía de mí mismo al mirarme al espejo. ¡Lástima que solo fuera eso! Me llamó el interventor y, al cruzar por donde había pasado mi doble, vi una VISA ORO en el suelo. La pisé para no levantar sospechas y arrastré el pie hacia mi asiento.

¿Qué hemos hecho mal?


El plato de lentejas sonó en el suelo y retumbó en mi corazón como una bomba. Una bomba que llevaba tiempo a punto de estallar y que me quemaba hacía mucho tiempo.
No dije nada y seguí fregando los platos. No había comido siquiera pues el estómago lo tenía cerrado desde hacía días. Quizá semanas o quizá meses. Ya ni lo recordaba.
Al rato crucé por el comedor hacia las habitaciones y ni miré a la mesa, sin embargo, sentí la cólera acumulada que se dejaba escuchar por su respiración acelerada. Aligeré el paso, entré en mi habitación y eché la llave mientras añadía algunas cosas a un bolso de viaje que siempre tenía preparado por si tenía que salir corriendo.
            ─!Ponponpoooom!¡Abre la puerta, zorra!

Artículos temáticos de la Real Academia Española (enlaces)

Artículos temáticos


Concurrencia de los puntos suspensivos con otros signos

¿Los hemos visto escritos de varias formas y no distinguimos por qué en cada caso se usa de forma diferente o ni siquiera sabemos si el que lo ha escrito lo está utilizando de forma correcta?Aquí os dejo la utilización correcta según la RAE.



3. Combinación con otros signos
a) Si los puntos suspensivos finalizan el enunciado, no debe añadirse a ellos el punto de cierre (se escribirán solo tres puntos): Me encanta esta casa. Es hermoso despertarse y ver el sol, los árboles, la luz en las ventanas... Creo que volveré el año que viene; pero si los puntos suspensivos van detrás de una abreviatura, se suma a ellos el punto que la cierra, de modo que se escribirán cuatro puntos en total ( abreviatura6d): Algunas abreviaturas con tilde son pág., cód., admón....
b) Tras los puntos suspensivos sí pueden colocarse otros signos de puntuación, como la coma, el punto y coma y los dos puntos, sin dejar entre ambos signos ningún espacio de separación:
Cuando decidas los colores, las telas, el tipo de mobiliario..., ven a verme y te haré el presupuesto.
Mañana traerán la mesa, las sillas, los cuadros...; entonces sí parecerá una casa.
Pensándolo bien...: mejor que no se presente.
c) Los puntos suspensivos se escriben delante de los signos de cierre de interrogación o de exclamación si el enunciado interrogativo o exclamativo está incompleto: ¡Si te dije que...! Es inútil, nunca haces caso a nadie; si está completo, los puntos suspensivos se escriben detrás, sin espacio de separación: ¿Me habrá traído los libros?... Seguro que sí. Pueden darse casos en que se junten el punto de una abreviatura, los tres puntos suspensivos y el de los signos de cierre de interrogación o de exclamación: —¿Viste a ese Sr....? —Sí, el Sr. González estuvo aquí ayer.


Diccionario panhispánico de dudas ©2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

El Quijote traducido al castellano actual

 
 Para quienes todavía no hayan podido leerse El Quijote en español, mientras que tantas personas de otros países lo han leído en su lengua de origen y, al igual que yo, sientan que gustándole escribir no es posible permanecer ajenos a esta obra, que tanto ha supuesto para el castellano y para España, ahora podemos leerla y disfrutarla como si de una novela actual se tratase.

    Andrés Trapiello nos la ha acercado además en uno solo tomo, lo cual también la hace más accesible, así como en los formatos actuales para disfrutarla en ebook.


    

Taller de Literautas 2016

Si aún no te has apuntado al taller de escritura Literautas puedes empezar comentando los textos de los participantes de octubre y a partir de noviembre, también puedes formar parte de este taller de escritura gratuito en el que escribir, leer, comentar y ser comentado.

        Es un taller donde encontrarás ayuda para mejorar tu escritura y un lugar de encuentro de los escritores en ciernes o aspirantes a escritores.

        Además cada año se publica un libro con los textos seleccionados y con el dinero que se saca de la publicación se contribuye en la ONG Educación sin Fronteras.

        Aquí puedes descargar el último libro publicado de forma gratuita, pudiendo adquirirlo en papel en amazon. Espero que te guste.



http://www.literautas.com/es/blog/post-12929/consigue-ya-el-libro-del-taller-de-escritura-del-2016/

El tiempo entre tus dedos


Las horas y los días,

los meses y los años

se van sin apreciarlo.


El tiempo vuela ágil

como suave pluma

La vanidad


"Hay que dejar la vanidad a quienes no tienen otra cosa que exhibir"

(Honoré de Balzac)

El emigrante


Mirando atrás se marchó
y en su corazón conserva
el recuerdo de su gente
y la ilusión por la vuelta.

La borrachera

Con el sentido perdido aun sin quererlo
y con la vista en perfectas condiciones,
las imágenes que el cerebro  devuelve
no son reflejo fiel de las situaciones.

Volar del nido

Nacemos sin ilusiones
ni forma de ser marcadas,
aspiraciones dormidas
y nuestros genes en calma.

Predestinados, quizás
por nuestro color de pelo,

Gafotas de imitación

El gafotas de los ochenta
ahora tiene nuevo estatus
ya no tiene que esconderse
ni se creerá fracasado.

La ilusión

Aliada con la esperanza camina
buscando corazones donde anidar
no conoce tropiezos, tampoco edades.
Todos somos un blanco al que tirar.

La mirada

Propia de cada persona
por sus genes definidia,
pero multitud de ellas
en cada una escondidas.

Los números

Uno, dos, tres y cuatro.
¡Mira, mamá, ya se contar!
Una, dos piernas tengo.
Tres y cuatro a gatas verás.

El Sol

El Sol, color amarillo
caliente como un fogón.
Como me queme en la playa,
seré un pimiento morrón.

Corro, corro que me quemo.
Corro, corro de ese Sol
que me mira descarado
y me cambia de color.

                               Leonor Cuevas Martín

El poder y las creencias

Como borregos seguimos
aunque mucho nos creamos.
Solo a un dios venera el Mundo,
aunque de Dios casi huyamos.

El futuro


"No anheles impaciente el bien futuro; mira que ni el presente está seguro"


                                                                                 Félix María de Samaniego

La ciencia y la ignorancia

"La verdadera ciencia enseña, sobre todo, a dudar y a ser ignorante "
                                                                                          Miguel de Unamuno

Siembra o cosecha

"No juzgues el día por la cosecha que has recogido, sino por las semillas que has plantado"

                                                                                   Robert L. Stevenson

Gente con suerte


Si en lo público te ocupas
y no defiendes tu puesto
el perjuicio no es pa ti
sino para todo el resto
que con su dinero paga
lo que un día a ti con suerte
te dieron sin merecerlo.


Leonor Cuevas Martín

La escritura

Quién dijo que estén reñidas
letras y ciencias mayores
quién pensó que alguna ciencia
sea barrera para el hombre.

La primavera

Marchan los días de invierno
cortos, tristes y lluviosos
y dan paso a otros distintos
más largos y calurosos.

La vejez y el mar

La luna llena ilumina mis pasos
el sol del alba acaricia mi piel
las olas mecen mi cuerpo en calma
me siento en paz, me siento nacer.

El sol, la luna, el mar y el cielo
signos que marcan mi atardecer
final del ruido y la muchedumbre
principio y fin son de mi vejez.

Edad que llega sin ser llamada
pisando despacio se acerca a mi vera
el mar se hace amigo aunque no quisiera.

Edad dorada que envuelve mis días
minutos latentes del tiempo que fue
huellas de esos años que dejaron huella
que son mi memoria en ese mar de ayer.

Su olas, su luna, su sol y su cielo
son hoy el legado que puedo ofrecer
mi nombre en la playa hoy dejo grabado
su paz y su calma me hicieron crecer.


Leonor Cuevas Martín

Cultura y educación

¿Qué esperamos de los jóvenes
si educación no aprendieron?
Si aunque cultura estudiaron,
rehuyeron del buen ejemplo.

¿Qué esperar si la experiencia
apartan de su camino
y construyen uno nuevo
con bastantes desatinos?

Que si bien es elogiable
atreverse a improvisar,
mucho más importante es,
lo comprobado, aceptar.

Leonor Cuevas Martín

El día del tambor

Ya se escucha la gente saliendo
por las calles, esquinas y plazas.
Todo el pueblo entona las danzas            
que de antaño fueron transmitiendo.

Cascabeles, sombrero y clavel,
castañuelas, bandera y tambor
con la gaita entonan el son
este día al atardecer.                      

Tradición  ancestral de este pueblo
renacida, dos décadas hace,
con fulgor y entusiasmo distinto       
atracción para tantas edades.


En la cuesta de Mafla el comienzo,
al Monturio lo ves colorido.
Y las peñas con otros fonteños
en la plaza lo harán conclüido.            

Si eres joven la subes danzando,
si no puedes, andando la harás
el tambor no hace caso de edades
y aunque pasen los años, verás.


Leonor Cuevas Martín

La diferencia nos hace únicos

Víctor y Carlos habían estado unidos desde que echaron a andar, pero a sus ocho años ya se podía augurar que tendrían caminos muy distintos. Sin embargo, sus padres parecían no darse cuenta y a Víctor lo obligaban a hacer todo lo que Carlos hacía. Le compraban los mismos juguetes, las mismas ropas, lo apuntaban a los mismos talleres…
Víctor cada vez se sentía más frustrado porque él no quería todo aquello para nada. Le bastaba con sus libros. Siempre estaba con alguno en la mano y así era feliz. Pero le ponían muchas trabas para serlo.

Tu vida la eliges tú

─¡Papá, mamá! ¡Levantaos y vámonos a la playa! ─chilló María entusiasmada al despertar con un sol cegador que entraba por entre las persianas del apartotel donde se habían alojado la noche anterior.
Era un buen día para unas buenas vacaciones alejado del bullicio de la gran ciudad.
               Hacía años que Julia se quejaba de que Javier solo echaba cuenta de su trabajo y de lo estresado que vivía sin tener en cuenta el bienestar familiar.  Lo miró con alegría en su rostro. Estaba feliz de encontrarse en aquel lugar, sin despertador, sin prisas… y lo abrazó sin hacer caso a la llamada de su hija.

La palabra

"La palabra nace con la vida, muere con la vida y es lo último que nos queda"

                                                                                                  Leonor Cuevas Martín

Sobre mí




  Con mi poesía quiero llegar a esas personas a quienes no les gusta la poesía por no entenderla y, por ello, se alejan de ella. Solo quiero transmitir lo que para mí es poesía: la comunicación de sentimientos o historias contadas en versos con musicalidad, que muevan algo en el interior de las personas, que despierte sentimientos y los pongan a flor de piel en muchos casos.  

    Escribo de una forma clara y sencilla, casi sin metáforas y sin ajustarme a métrica conocida (casi siempre), y huyendo del verso libre, cuya escasa musicalidad  no acaba de encajar en mis preferencias, debido a mi pasión por escribir canciones. 

   Los poemas de reflexiones acerca de los comportamientos humanos y de cosas que normalmente pasan desapercibidas ante nuestros ojos llenan parte de mi pequeña obra, donde lo que abundan son los temas sobre cosas sencillas tratados con sencillez y palabras poco rebuscadas que cualquier persona puede comprender sin que sea instruida.

    Mis relatos cortos se caracterizan también por esa temática y buscan animar al lector a la reflexión  acerca de nuestro modo de vivir actual, del consumismo, de la violencia, del acoso escolar, etc.  

    


    

Una retirada a tiempo

¿Quién hizo que me apasionara escalar a mí, Gustavo Buendía, que no me gustan los riesgos?  Ya ni lo recuerdo. Pero lo que no puedo olvidar es aquel día en el que en solitario emprendí la escalada del Everest.

Una vieja moderna

A lo largo de mi vida me han ocurrido muchas cosas graciosas, algunas tan graciosas que hasta me han impedido mantener la compostura y la educación. Es de todos sabido que no está bien reírse de las personas mayores y, mucho menos, cuando a estas le ha ocurrido alguna desgracia. Bueno, cuando le ocurre a alguien alguna desgracia, tenga la edad que tenga, no está bien que los demás se rían. 

El otoño



Con pinceladas doradas

se tiñe el paisaje entero.

Con miradas de tristeza

se despide el veraneo.

Los árboles se hacen cómplices

de este cambio de estación

y sus trajes color verde

dejan caer con dolor.

Amarillos no los quieren

y prefieren el desnudo.

Así brotarán con fuerza

cuando del calor sea turno.

Sin embargo, los hay fuertes

que no temen a los cambios

y es ahora en el otoño

cuando lucen mejor paño.

De verde, morado y negro

los olivos y las parras

nos deleitan con paisajes

que son su mejor estampa.

Y, aunque la vid se marchita,

los olivos permanecen

e irán cambiando de traje

sin que apenas tú lo aprecies.

Para en primavera, siempre,

demostrarte su alegría

y renacer con los otros

que en otoño desvestían.

Mejores temperaturas

para las tareas del campo

que llenan a este de gente

en jornadas de trabajo.

Trabajos de recogida

de aceitunas y de uvas

que todavía, en estos tiempos,

dan al campo su fortuna.

Una fortuna real,

si nunca se terminaran,

pero queda todo un año

de cuidos y de amenazas.

Cuidados, mantenimientos,

que sus dueños deben darle

sin obtener ningún pago

aun trabajando hasta tarde,

y, siempre, con la amenaza

del caprichoso dios tiempo

que cuando menos lo esperas

destroza todos tus sueños.


Leonor Cuevas Martín