La palabra nace con la vida, muere con la vida y es lo último que nos queda.